En el primer artículo buscamos desmitificar los macrodatos. En este artículo, mi objetivo es explicar un término que se escucha con menos frecuencia, pero que es igualmente pertinente en el sector de la biorrefinación: la Internet industrial de las cosas (IIoT, por sus siglas en inglés). Antes de abordar la IIoT, cubramos la Internet de las cosas (IoT). Descrita ocasionalmente como «comunicación de máquina a máquina», la IoT se trata esencialmente de la transferencia de datos. Describe la capacidad de las máquinas (cosas) para conectarse a través de Internet. Esta conexión les permite recopilar e intercambiar datos de tal manera que las mismas máquinas puedan tomar decisiones basadas en los datos por sí mismas.